INFORMES. DISCURSOS.

INFORMES. DISCURSOS.

SIMACO , QUINTO AURELIO

7,99 €
IVA incluido
CONSULTAR DISPONIBILIDAD
Editorial:
GREDOS
Año de edición:
2016
Materia
LITERATURA
ISBN:
978-84-249-3692-1
Páginas:
250
Encuadernación:
PIEL
Estado:
Disponible

El senador y prefecto Símaco fue el último gran
orador romano dentro de la tradición clásica.Quinto Aurelio
Símaco (h. 340-h. 402 d.C.) fue, además de prefecto de Roma, un destacado orador y prosista. Perteneció a una de las
más distinguidas familias senatoriales romanas, que poseía grandes territorios en África, Numidia, Sicilia y el sur de
Italia. Se puso dos veces del bando de un emperador usurpador: Máximo en el 383 y Eugenio en el 392-4. En ambas
ocasiones logró congraciarse con Teodosio después de la derrota y muerte del adversario (Teodosio necesitaba su apoyo,
pues era una de las cabezas visibles de la clase senatorial). Símaco era pagano, y es una ironía de la historia que
fuera él quien recomendara a san Agustín para el puesto de profesor de retórica en Milán.
Los Informes están extraídos del libro décimo de su correspondencia. El más conocido de ellos es el que, en su calidad
de prefecto, dirigió al emperador Valentiniano II, en el cual defiende las antiguas instituciones religios as frente al
auge del cristianismo. Le insta a devolver al edificio del Senado el Altar de la Victoria, símbolo de la grandeza de
Roma donde los senadores ofrecían incienso al inicio de las sesiones desde tiempos de Augusto, y que Constantino II y
Graciano habían ordenado retirar por considerarlo una ofensa al cristianismo. El famoso informe de Símaco es una
equilibrada petición de tolerancia religiosa para evitar una uniformidad impuesta y de respeto por las tradiciones del
pasado.En cuanto a los discursos, Símaco fue considerado uno de los grandes oradores de su
tiempo. Se admiraba su erudición y su atención a los clásicos de la literatura romana. De los ocho discursos suyos que
conservamos en estado fragmentario, dos son panegíricos dirigidos a Valentiniano, uno al hijo de éste y coemperador
Graciano, dos discursos pronunciados en el Senado (proclaman el alivio de este órgano ante el nuevo acercamiento
político entre el Senado y el emperador) y otros tres en el Senado en nombre de particulares. Por su correspondencia y
por otras referencias sabemos de muchos otros discursos pronunciados por Símaco y tal vez reunidos en edición completa
que no se conservan.

Artículos relacionados